Aprende a planchar como un profesional

Lucir prendas bien planchadas dice mucho de nuestra apariencia. Sin embargo, lograr un planchado perfecto no es tarea fácil; puede requerir dedicación, esfuerzo y tiempo que la mayoría no tiene disponible. Para muchos la solución mas fácil es llevar las prendas a la tintorería, pero si quieres ahorrar dinero te contamos algunos tips que puedes hacer en casa para lograr un planchado que no tiene nada que envidiarle al de la tintorería.

Voltea las prendas para plancharlas

Planchar al revés es una técnica muy eficaz, sobre todo en prendas que son de tela brillante o delicada, como trajes y pantalones de vestir. Además, las faldas y vestidos también se pueden planchar así.

Usar un paño de planchar también es una buena alternativa, de esta forma se protege la tela de cualquier inconveniente. Lo ideal es planchar las superficies grandes primero y luego planchar las costuras; posteriormente se voltea la prenda y se pueden marcar las costuras, como en el caso de los pantalones, se marca la raya de forma suave, sin presionar mucho la tela.

Utiliza la plancha adecuada

La gran variedad de planchas que puedes conseguir en el mercado puede hacer difícil la tarea de elegir la más adecuada. Pero para hacerlo debes tener en cuenta que sea ergonómica, fácil de usar y de manejar, de esta forma puedes planchar de forma cómoda, eficaz y rápida. Existen diversos modelos que cumplen con estas condiciones; así que, a la hora de elegir la plancha adecuada, puedes probarla y de esta forma te aseguras de elegir la más cómoda para ti.

Usa la temperatura correcta

Conservar la vialidad de las telas es esencial. Y para ello, al momento de plancharlas se debe seleccionar la temperatura correcta, para no arruinar las prendas. Cada tejido es único y requiere temperaturas y cuidados diferentes. Las planchas suelen tener indicadores de temperatura según el tipo de tela, te puedes guiar por ellos.

Algunas prendas en su etiqueta también nos indican si se pueden planchar y la temperatura ideal. Pueden utilizarse mínimo 3 tipos de temperatura: la normal, la cual nos puede servir para casi todo tipo de telas; la más baja, que es para las prendas más delicadas como la seda; y la temperatura más alta, que nos ayuda a eliminar las arrugas más difíciles en prendas de algodón o lino.

Usa vapor

El vapor nos facilita mucho el trabajo al momento de planchar, así que si eliges una plancha asegúrate de que cuente con sistema de vapor. De esta forma lograrás que las prendas, sean trajes o vestidos, luzcan como recién salidas de la tintorería.